Menu

Facebook

 

 

CTERA celebra el relanzamiento del Plan Conectar Igualdad.

El Gobierno Nacional relanzó el Plan Conectar Igualdad que otorgará computadoras, gratuitamente, a las y los estudiantes de las escuelas secundarias y de educación especial estatales de todo el país.
Este Plan creado en el 2010 , que benefició a más de 5 millones de alumnas y alumnos de todo el país, entregando equipamiento tecnológico, netbooks, para complementar sus estudios, fue desactivado por el gobierno de Macri, al igual que muchas políticas públicas educativas que favorecían sobre todo a los sectores más vulnerables.
La propuesta del Gobierno Nacional es entregar 1 millón de computadoras durante el 2022 y continuar la entrega de una cifra similar durante el 2023.
Asimismo se informó que se lanza el Plan Conectar Escuelas, para lograr la conectividad en el 90 % de todas las escuelas en 2022.
CTERA siempre denunció la desactivación del Plan Conectar Igualdad durante la gestión macrista , que se vio agravada durante la pandemia ante la carencia de las chicas y chicos de tener estas herramientas tecnológicas.
Desde CTERA valoramos esta iniciativa que permitirá disminuir la brecha digital y beneficiará a 1 millón de estudiantes.
Buenos Aires, jueves 13 de enero de 2022
Sonia Alesso
Secretaria General
Roberto Baradel
Secretario General Adjunto
Miguel Duhalde
Secretario de Educación
Leer más ...

La Educación Financiera... Y la Especulación Pedagógica

LA EDUCACIÓN FINANCIERA… Y LA ESPECULACIÓN PEDAGÓGICA
Secretaría de Educación
Una vez más, la fracción de la derecha que hace muchos años gobierna en la CABA, anuncia cambios en el campo educativo que no hacen más que reforzar la idea de las tendencias privatizadoras, la abdicación pedagógica a los valores del mercado y el avance del sector empresarial sobre las escuelas públicas.
Al proyecto de las pasantías precarizantes, ahora se le suma la idea de enseñar finanzas en las escuelas secundarias. Lo hacen siguiendo el modus operandi propio de este sector político que apela al “anuncio mediático” para simular una constante dedicación/preocupación por un tema, en este caso: la educación. Apariciones intempestivas que cuentan con las complicidades comunicacionales ya conocidas, para presentar como “novedoso” y “creativo” algo que en realidad es más de lo mismo en el camino que esta fuerza política viene recorriendo incansablemente para lograr la mercantilización total del sistema educativo.
El “Plan maestro” o la “Secundaria del futuro” son los antecedentes de estas ideas fragmentarias que terminan cayendo por las diversas críticas que cosechan en el corto camino de la improvisación y/o por el propio peso de sus profundas inconsistencias.
Lo que no es novedoso es el proyecto de “financiarización de la vida” que impulsa el neoliberalismo, y que ha encontrado el modo de avance en esta línea a través de los proyectos políticos como el macrismo, el bolsonarismo o el trumpismo, por citar algunos recientes y lamentables ejemplos. Recordemos que una de las primeras medidas de Macri en el Gobierno nacional fue degradar el Ministerio de Economía al de Finanzas; es decir, priorizar sólo un aspecto de la gran complejidad que significa el campo económico, y reducirlo a las cuestiones especulativas del capital financiero y la maximización de las ganancias de los dueños de los medios de producción.
Enero 2022
Leer más ...

Columna Editorial. Enero 2022

LA EDUCACIÓN FINANCIERA… Y LA ESPECULACIÓN PEDAGÓGICA

Una vez más, la fracción de la derecha que hace muchos años gobierna en la CABA, anuncia cambios en el campo educativo que no hacen más que reforzar la idea de las tendencias privatizadoras, la abdicación pedagógica a los valores del mercado y el avance del sector empresarial sobre las escuelas públicas.  


 
Leer más ...

PRUEBAS ERCE-UNESCO 2019: La evaluación del ajuste macrista en educación

Este año se publicaron los resultados alcanzados en el Estudio Regional Comparativo Explicativo (ERCE) que realiza la UNESCO, en el que se expresa un descenso en los desempeños de las y los estudiantes de la Argentina cursantes del 3er. y 6to. grado de la educación primaria. Con el “agravante”, según el informe, de que la Argentina se encuentra por debajo de la media en la región latinoamericana.
Si bien estos resultados sólo reflejan un aspecto muy reducido de la complejidad de los procesos educativos, ya que se trata de una prueba de contenidos aplicada, en este caso, a diez mil estudiantes (sobre un total de alrededor de cinco millones de estudiantes de educación primaria), el análisis de los mismos no puede separarse de las políticas educativas desarrolladas por el macrismo en el período 2016-2019.
Durante este período se ajustó y desfinanció la educación y se abandonó la mirada integral del sistema educativo, se disolvieron la mayoría de los equipos que representaban los niveles y modalidades del sistema educativo, y se desarrolló una política educativa basada en acciones aisladas y de escaso impacto sobre los procesos de enseñanza y aprendizaje en su conjunto.
Al mismo tiempo, se eliminaron la mayoría de los programas existentes, especialmente aquellos orientados a desarrollar las políticas socioeducativas destinadas a enfrentar la desigualdad. Por su parte, el presupuesto que el gobierno nacional destinaba a la educación disminuyó un 35 por ciento durante este período. La mayor disminución se registra en aquellos programas orientados a los estudiantes más vulnerables y con menores recursos. Esta desinversión del Estado produce, en países como el nuestro, un aumento de desigualdad educativa que es lo que reflejan estos resultados.
Asimismo, es muy cuestionable que se hagan rankings de países cuyas condiciones y sistemas educativos no son comparables en todas sus dimensiones. Dado que existen desigualdades muy importantes entre los países que integran el estudio ERCE, los resultados no son estrictamente comparables entre sí.
Los estudios internacionales, modelo que se ha ido imponiendo por su pragmatismo, son difundidos en muchos medios de comunicación sin el debido tratamiento y análisis y ejercen una influencia y coacción en la opinión pública generando altos niveles de confusión y superficialidad en el debate educativo. La prensa, particularmente, tiende a desconocer los aspectos más complejos y auténticamente informativos de los resultados y solo destaca las posiciones en el ranking.
De todos modos, y a diferencia de la pruebas PISA, al menos las pruebas de la UNESCO toman en cuenta los currículums de los países participantes y consideran los contenidos enseñados en cada uno de ellos. Este estudio involucra en su construcción a todos los países que participan y los contenidos evaluados se definen en función de los currículos vigentes en cada país, con lo cual son pruebas mucho más cercanas a las realidades de nuestra región latinoamericana.
Es por todo ello que desde CTERA planteamos que la interpretación de resultados evaluativos de este tipo, realizados aisladamente de su contexto cultural y estructural, pueden conducir a interpretaciones y acciones de política educativa equivocadas. Por lo que instamos al intercambio y debate con los gobiernos y con organizaciones como la UNESCO para la redefinición de un plan integral de evaluación de los sistemas educativos, que supere los reduccionismos que imponen los rankings, las pruebas estandarizadas y los mecanismos de control mercantilistas y avanzar hacia una verdadera evaluación que brinde información para superar los principales problemas de la educación en el contexto actual.
El ascenso en los resultados obtenidos por la Argentina en las pruebas que toma la UNESCO se dio en períodos en los que se incrementó la inversión educativa, y el descenso cuando esta inversión fue ajustada.
El ajuste del presupuesto educativo se vio reflejado especialmente en todos los ítems del presupuesto durante la gestión macrista.
Sonia Alesso
Secretaria General
Roberto Baradel
Secretario Adjunto
Miguel Duhalde
Secretario de Educación
Argentina, 1 de diciembre de 2021
Leer más ...

CTERA propone otro Sistema Nacional de Evaluación Educativa

Frente a la persistencia de los distintos gobiernos respecto a la aplicación de operativos de evaluación consistentes en pruebas estandarizadas, como las pruebas “aprender” o las pruebas PISA, desde CTERA volvemos a rechazar a estos tipos de dispositivos que limitan la posibilidad de hacer un verdadero diagnóstico acerca de los procesos de aprendizaje y de las situaciones educativas en toda su complejidad.
Desde CTERA se propone pensar en un verdadero y riguroso sistema de evaluación que permita resolver los problemas fundamentales de la educación, partiendo de una Evaluación del Sistema Educativo que sea integral, formativa, no-punitiva y que, en definitiva, contribuya con el mejoramiento de los procesos de enseñanza y de aprendizaje y que no se reduzca a una simple prueba de medición y control.
A la razones de nuestro rechazo frente a las pruebas estandarizadas que hemos puesto de manifiesto en todos estos años, ahora le sumamos la preocupación por grandes dificultades que han tenido las y los estudiantes para sostener sus procesos de aprendizaje durante el contexto de pandemia; como así también las fuertes desigualdades existentes entre los distintos sectores de la sociedad y que han impactado de manera muy diferenciada en las posibilidades educativas del conjunto, perjudicando más a los sectores en condiciones de vulnerabilidad, con escasos recursos y en los niveles socioeconómicos más bajos.
En el contexto prepandémico ya sosteníamos desde CTERA que las pruebas estandarizadas de este tipo constituyen una mirada reduccionista de los procesos educativos y que de ninguna manera resultan apropiadas para comprender su complejidad, pues sólo se limitan a “medir” una parte muy reducida de los contenidos de aprendizaje. A lo que hoy se suma la pregunta sobre qué sentido tiene plantear una prueba homogénea que evalúe los mismos contenidos a una población estudiantil que ha transitado de manera muy heterogénea el año lectivo, y que ha sufrido tremendas diferencias y desigualdades agudizadas en tiempos de pandemia.
¿Cómo se van a corresponder los contenidos a “evaluar” en la prueba con los temas que en cada jurisdicción se han priorizado? Porque si bien a escala nacional se definieron ciertos criterios de priorización de contenidos, todos sabemos que luego, en cada jurisdicción, las condiciones de posibilidad existentes actuaron de manera desigual y diversa en los procesos de implementación. A lo que se le agrega la complejidad de las distintas estrategias digitales con las que pudieron contar según cada sector.
Por otro lado, también es importante reconocer que durante el contexto de pandemia las posibilidades de desarrollar los procesos de enseñanza se vieron seriamente afectadas y la docencia en su conjunto tuvo que focalizar más su trabajo en las tareas de cuidado, seguridad sanitaria, atención e inclusión, lo que devino en sobrecarga laboral e intensificación del trabajo, teniendo a su vez que desplegar una serie de alternativas comunicacionales y tecnológicas para garantizar la continuidad pedagógica frente a la desigualdad social que la pandemia puso aún más al descubierto. Por lo que no se puede pensar hoy en aplicar una prueba estandarizada que sólo “mida” contenidos, para luego sacar resultados homogeneizantes o porcentajes generales de aprobación, sin tener en cuenta todos estos condicionantes que afectaron de manera muy desigual a todo proceso educativo.
Es por todo esto que ahora, más que nunca, se torna necesario pensar en un consistente sistema nacional de evaluación educativa que brinde la información necesaria para mejorar las diversas problemáticas educativas y así contribuir con el pleno ejercicio del derecho a la educación desde una perspectiva de justicia curricular, de soberanía pedagógica y con sentido igualitario e inclusivo.
Buenos Aires, viernes 19 de noviembre
Sonia Alesso
Secretaria General
Roberto Baradel
Secretario General Adjunto
Miguel Duhalde
Secretario de Educación
Leer más ...

Columna Editorial. Noviembre 2021

CTERA PROPONE OTRO SISTEMA NACIONAL DE EVALUACIO?N EDUCATIVA

Frente a la persistencia de los distintos gobiernos respecto a la aplicación de operativos de evaluación consistentes en pruebas estandarizadas, como las pruebas “aprender” o las pruebas PISA, desde CTERA volvemos a rechazar a estos tipos de dispositivos que limitan la posibilidad de hacer un verdadero diagnóstico acerca de los procesos de aprendizaje y de las situaciones educativas en toda su complejidad.


 
Leer más ...